Promoción de proyectos sostenibles

Expertos en desarrollo sostenible, buscamos las mejores soluciones para que las organizaciones contribuyan a generar una economía baja en carbono

Generación energética renovable

Ya sea en forma de pellets, astillas, huesos de aceituna, cáscaras de almendra u otros, la biomasa se está posicionando como alternativa real a los combustibles fósiles para la generación energética en sectores como el RCI o el industrial.

El que antes era el mayor temor de los potenciales usuarios de esta fuente de energía, la inseguridad en el suministro, se convierte poco a poco en una ventaja debido a la consistente red empresarial tejida durante los últimos años en torno a la biomasa en nuestro país. Por otro lado, el perfeccionamiento de la tecnología hace atractiva la consideración de pasarse a la biomasa debido a la eficiencia de los nuevos equipos en comparación con las instalaciones a base de combustibles fósiles, en muchos casos ya obsoletas e ineficientes.

Por este motivo, la inversión a realizar para el cambio de combustibles fósiles a biomasa, tras la rápida amortización de los equipos, acaba siendo un ahorro anual que durará años, convirtiéndose esta tecnología por tanto en una apuesta segura tanto para el ahorro económico como para la lucha contra el cambio climático.

Aprovechamiento energético de residuos

Debido a las explotaciones intensivas de los sectores primario y secundario modernos, la gestión de residuos es en muchos casos un problema de primer orden para las empresas agroalimentarias y ganaderas, generando unos costes adicionales su actividad. Esto se debe a la enorme cantidad y magnitud de efectos perjudiciales que una mala gestión de sus residuos puede generar al medio ambiente.

Por ello, la valorización de residuos se ha convertido en muchos países de la Unión Europea (principalmente Alemania) en la principal solución para la gestión de residuos orgánicos, primero porque evita la acumulación de residuos y los efectos que éstos provocan, y segundo porque convierte se convierte un desecho problemático en un recurso o subproducto con valor en el mercado, como es la energía, que puede venderse o utilizarse.

Mediante tecnologías de digestión anaerobia para aprovechamiento de biogás, compostaje para posterior uso en suelos, e incineración con valorización energética asociada, se evita la disposición de residuos en vertederos y la difusión de gran parte del metano generado por su descomposición a la atmósfera. Por otro lado, el biogás de vertedero también puede captarse y valorizarse energéticamente, evitando su difusión pasiva o su venteo, y disminuyendo así los efectos perjudiciales que la excesiva disposición en vertedero de residuos orgánicos genera en muchos países del mundo.