Programa de Desgasificación Activa de Vertederos

El objetivo del Programa de Actividades de desgasificación activa de vertederos promovido por ECOTERRAE es agrupar proyectos que generen reducción de emisiones de metano procedentes de la degradación de materia orgánica en vertederos mediante el cese del venteo del biogás de vertedero. Estas actividades se realizan en colaboración con las propias empresas adjudicatarias de la gestión de las instalaciones, como FCC, URBASER o VALORIZA (Grupo Sacyr), así como con empresas especialistas en la gestión de instalaciones de biogás, como Energía Sur de Europa:

                      

Los residuos orgánicos eliminados en un vertedero sufren una degradación biológica durante la cual se genera gas de vertedero, compuesto fundamentalmente de CH4 (50-70%), CO2 (20-50%), nitrógeno (4-20%), H2O, H2S y otros compuestos orgánicos halogenados y organosulfurados. La generación y emisión incontrolada de este biogás presenta una serie de problemas como incendios y explosiones, inestabilidad del vertedero por bolsas de gas, toxicidad, malos olores, daños en la vegetación colindante y en la fauna cercana, y por supuesto efecto invernadero del metano fugado.

El biogás de vertedero es un gas combustible que se obtiene como consecuencia de la desgasificación del vertedero, y presenta un contenido en metano algo más pobre que el gas de vertedero al mezclarse con aire ambiente. Su composición típica es CH4 (40-60%), CO2 (40-60%), nitrógeno (3-5%) y CO, H2S, NH3, H2O y O2 en cantidades menores.

El impacto ambiental y la naturaleza combustible de este gas hacen recomendable su captación y posterior aprovechamiento energético, si bien también es posible la incineración mediante antorcha para evitar al menos el venteo a la atmósfera, teniendo en cuenta que el CH4 posee 25 veces la capacidad de efecto invernadero del CO2.

ECOTERRAE trabaja en este tipo de proyectos desde 2014 y suma ya actuaciones en más de 20 vertederos, contribuyendo a incentivar la captación adicional de biogás con el objetivo de reducir emisiones de CH4 a la atmósfera mediante dos vías, por un lado mediante el propio confinamiento del CH4 que dejaría de ventearse a la atmósfera, y por otro lado gracias a la potencial valorización del mismo en equipos de combustión para la generación de energía térmica y/o eléctrica.