Programa Clima de sustitución de refrigerantes fluorados

El objetivo final de este Programa de ECOTERRAE es tratar de impulsar un cambio de tendencia en cuanto a la naturaleza de los gases refrigerantes utilizados en España, apoyándose por un lado en el potencial incentivo económico de la Convocatoria Proyectos CLIMA, y por otro en el hecho de que la normativa de gases refrigerantes fluorados está cambiando. Mientras que los gases más contaminantes están prohibiéndose, otros fluorados también con un Potencial de Calentamiento Global (PCG) medio-alto si bien no quedan prohibidos, se gravan con impuestos ambientales. Aprovechando la sinergia de estas dos situaciones, se da la ocasión de poder incentivar a los usuarios a dar un paso más en sostenibilidad climática de los sistemas de refrigeración que controlan, aprovechando esta situación para dar el salto a la nueva generación de refrigerantes naturales y/o orgánicos (que ya eran utilizados con anterioridad a la aparición de HCFC y CFC, a principios del siglo pasado), mediante los incentivos que proporciona Proyectos Clima.

hfcs-ciclo

Los refrigerantes más usados fueron inicialmente los clorofluorocarbonos, pero tras comprobar su afección a la capa de ozono (alto ODP, por sus siglas en inglés Ozone Depletion Potential) terminaron por prohibirse, siendo sustituidos por los HFC, cuyas características termodinámicas los hacen excelentes gases refrigerantes, y además son seguros y no corrosivos como los CFC, y no cuentan con el problema de la destrucción de la capa de ozono.

El problema actual de los HFC es su alto PCG, que indica cuánto calor puede ser atrapado por un determinado gas de efecto invernadero, en comparación con un gas de referencia, el CO2, cuyo PCG se ha establecido en 1. El PCG de los HFC en general es bastante alto, pudiendo variar desde 140 del HFC-152a hasta 11.700 en el caso del HFC-23. Es por ello que este programa pretende incentivar que los sistemas de refrigeración existentes migren hacia refrigerantes con bajo o nulo PCG, como los llamados refrigerantes naturales (CO2, H2O, NH3, hidrocarburos, etc.). Estos refrigerantes en su mayoría no son corrosivos (excepto el NH3) y hacen trabajar menos a los compresores (con algunas excepciones, como el CO2), lo que genera ahorro de energía. Su máxima ventaja es el hecho de que además de no afectar a la capa de ozono, (por lo que se migró en su momento de los CFC y HCFC a los HFC), carecen del problema del alto PCG que poseen la mayoría de HFC utilizados en la actualidad.

Ejemplos de Proyectos Clima

compresor-almonteUn sector concreto a mencionar es el alimentario, ya que en él se necesitan procesos de refrigeración para el almacenaje de productos, antes y después de su manufacturación y/o consumo. Por ejemplo, las compañías hortofrutícolas o de alimentación y bebidas pueden sustituir en sus respectivas instalaciones de refrigeración el gas R-404A por NH3, o CO2 en el caso de supermercados e hipermercados, lo que conlleva que las fugas de dicho HFC que se iban generando año a año (ya que las instalaciones no son completamente estancas) dejen de producirse, evitando la contribución al calentamiento global. Además de modernizar las instalaciones, el nuevo gas no tiene PCG (1 en el caso del CO2, 0 en el caso del NH3) por lo que cualquier fuga que se produjera (poco probables al tratarse de una nueva la instalación) no generaría emisiones GEI.