Luz verde a la Ley de Medidas frente al Cambio Climático y para la Transición hacia un nuevo Modelo Energético en Andalucía

Tras varios años pendientes de su aprobación desde ECOTERRAE, el pasado 26 de septiembre se aprobó en el pleno del Parlamento Andaluz, la Ley que se convertirá en el nuevo referente en la lucha contra el calentamiento global.

La Ley tiene como objetivo fundamental disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero, reducir el consumo de combustibles fósiles y fomentar la adaptación al cambio climático, incidiendo en todas las políticas sectoriales de ayuntamientos y administraciones, así como de empresas privadas de Andalucía. Estas políticas estarán en línea con los objetivos de desarrollo sostenible, y en coherencia con el contenido del Acuerdo de París de Naciones Unidas que marcan el límite para el calentamiento global por debajo de los 2ºC respecto a la etapa preindustrial. Una Ley, por tanto, que marca una responsabilidad común, pero no diferenciada.

Resultado de imagen de ley andaluza cambio climatico 2018La nueva Ley, se espera suponga una nueva regulación de la contaminación por GEI y se dirigirá a las conocidas como ‘emisiones difusas’ (agrario, transporte, edificación y vivienda, etc.), y que no están reguladas en el Régimen Europeo del Comercio de Derechos de Emisión. Estas emisiones difusas, que suponen el 55% de la contaminación vinculada al cambio climático en Andalucía, fijarán su tope de reducción en un 18% en 2030 respecto a 2005 (que era de 4,28t CO2e por habitante y año).

Se establecen también las llamadas ‘presupuestos de carbono’, cuotas de emisiones por periodos de 6 años para los diferentes sectores que generan contaminación difusa, que serán revisadas por el Consejo de Gobierno de la Junta en función de los compromisos que se puedan adquirir en el ámbito internacional, de la normativa europea o estatal, de las disminuciones logradas o de los impactos económicos y sociales de las medidas incluidas en la ley.

El texto aprobado regula la elaboración de un instrumento de planificación general en materia de cambio climático y energía, el Plan Andaluz de Acción por el Clima, con vigencia indefinida y que marcará los objetivos y las medidas de mitigación y adaptación desde el ámbito local y autonómico, para incorporarlos a todas las planificaciones sectoriales, favoreciendo las sinergias entre las actuaciones del sector público y las del sector privado; este Plan de Acción por el Clima incluirá tres Programas: el de Mitigación de Emisiones para la Transición Energética, el de Adaptación y el de Comunicación y Participación.

Además, todos los municipios andaluces deberán elaborar, en el marco de sus competencias, Programas Municipales contra el Cambio Climático que recaerán sobre las áreas estratégicas en materia de mitigación de emisiones y de adaptación establecidas en la Ley.

En el contexto de un nuevo modelo energético, se fija como objetivo propio a 2030 para la Comunidad Autónoma aportar con energías renovables al menos el 35% del consumo final bruto de energía. Además, en materia de ahorro y eficiencia energética esta Ley fija como objetivo a 2030 para Andalucía una reducción mínima del 30% del consumo tendencial de energía primaria.

En el ámbito voluntario se crea el Registro de la Huella de Carbono de Productos y Servicios, herramienta que sirve para medir y comunicar las emisiones de los productos o servicios que se comercializan y que favorecerá la penetración en los mercados.Resultado de imagen de consejeria medio ambiente

Por su parte, los municipios con más de 50.000 habitantes de población vinculada (beneficiaria de los servicios municipales) deberán elaborar programas de cambio climático en el marco de sus competencias e incorporarlos a la planificación local.

La nueva norma también contiene otros instrumentos voluntarios para empresas asociados a la Huella de Carbono de Organización, dirigidos a fomentar la transparencia y la compensación de emisiones de CO2 mediante la absorción por sumideros vinculada principalmente a proyectos forestales.

Por último, destaca entre los instrumentos técnicos de referencia para la planificación y la toma de decisiones, que se deberán aprobar los Escenarios Climáticos de Andalucía y el Inventario Andaluz de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, que incluirá datos de emisión por fuentes y de absorción por sumideros; además de crearse la Red de Observatorios de Cambio Climático de Andalucía, para incorporar a la toma de decisiones y a la planificación socioeconómica el conocimiento científico generados en los centros de investigación de Andalucía.

 

Fuente: Junta de Andalucía